1-866-607-4087

A estas alturas usted ya se debe haber cansado de oír noticias sobre los niños inmigrantes
que han estado llegando en grupos de grandes cantidades a los Estados Unidos. Si bien no
estoy para nada de acuerdo con la opinión de que deben ser “enviados de vuelta (¡rápido!)”,
puedo sin duda comprender por qué la gente piensa eso, particularmente aquellos quienes
nunca han trabajado con inmigrantes.

Usted podría pensar que nosotros no contamos con los recursos para cuidar y proveer para
tanta gente necesitada al mismo tiempo. Mi comunidad (South Texas) ciertamente ha sido
afectada directamente, pero yo he sido inspirada por tanta gente y organizaciones
levantándose ante la ocasión para poder ayudar a los inmigrantes recientes.

También podría pensar al permitirles ingresar a los Estados Unidos estamos enviando un
mensaje incorrecto a sus países de origen, y que como resultado incluso más gente quiera
seguir sus pasos. Así que en lugar de eso, necesitamos enviar un mensaje robusto, enviando
a todos al lugar de donde vinieron. Esa parece ser lógica del Presidente Obama en sus
recientes comentarios sobre cómo planea abordar lo que él declaró ser una “crisis
humanitaria.”

Nuevamente, puedo entender por qué la gente piensa de esta manera, sobre todo quienes
nunca han oído las conmovedoras historias de los inmigrantes y por qué dejaron su hogar
para emprender un peligroso viaje a la tierra de los libres y hogar de los valientes.

Pero la diferencia entre la mayoría de ustedes y del Presidente Obama es que no sólo él ha
jurado apoyar y proteger a la Constitución, sino que antes de su elección a la Presidencia, él
era un profesor de Derecho Constitucional. Entonces, presumiblemente él sabía y
comprendía bien la protección Constitucional conocida como “juicio justo”. Esa frase es en
realidad una forma de decir que todos los trámites legales deben ser justos, incluso los
trámites legales para los inmigrantes recientes.

Estoy impactada y entristecida al escuchar que la administración de Obama alienta al
Congreso a realizar cambios a la Ley de Reautorización de Protección de Víctimas de
Tráfico de Personas de 2008 de William Wilberforce (TVPRA, por sus siglas en inglés)
para acelerar las deportaciones de estos niños. Ellos creen que se necesitan cambios porque
ha crecido demasiado la entrada de menores sin compañía que cruzan la frontera. ¿Estamos
diciendo que estos niños merecen menos protección que los que han venido antes que ellos,
tan sólo porque ahora hay muchos?

Mientras celebramos la independencia de nuestra nación este fin de semana, recordemos
todos que somos una nación de inmigrantes. A menos que usted sea un descendiente nativo,
sus antepasados vinieron a los Estados Unidos desde otro país. Y lo más probable es que
hayan venido para escapar de persecuciones, violencia, y/o pobreza. No olvidemos que este
país siempre ha sido un ejemplo de esperanza y protección. Y no olvidemos que la
combinación de inmigrantes es lo que ha hecho fuerte a este país.

Si usted tiene un ser querido menor de edad detenido por la Patrulla Fronteriza, póngase en
contacto de inmediato con Molina Law Group y obtenga asistencia.